De derechos y libertades

Cuando nuestro derecho invade la libertad de otros

 

Recién llegado del festival de Valladolid. El TAC. Aún pensativo, aún reflexionando.

Hay artistas de calle que piensan que no es para tanto. Otros están conmigo. Y a otros, parece que les entra por un oído y les sale por el otro. Pero creo que nuestro derecho de trabajar en la calle está invadiendo la libertad de los demás. Somos muchos. Y parece que nadie se da cuenta de lo que esto repercute.

Este pasado fin de semana he sido cómplice (porque yo también he trabajado) de una invasión de artistas de Calle en el festival, fuera de programa. “El off del off”, que se le suele llamar. Un festival, en el que, a pesar de su nombre, no somos los protagonistas. Puesto que los espectáculos que se programan en la calle son los que le dan nombre al festival. No nosotros.

Ocho espectáculos fuera de programa a la vez entre la calle Santiago y fuente dorada, son alrededor de entre 1600 y 2000 personas que le estamos quitando de público al programa oficial. Es decir, artistas que quieren llevar su carrera por el camino de los contratos y que van a esos festivales para mostrar su trabajo a cambio de los gastos y la gorra a los diferentes programadores y empresas que acuden al festival para contratar y fichar artistas. Nadie nos ha llamado. Y casi siempre nos han permitido trabajar. Pero reconozco que está vez, hemos sido una jodida invasión que ha atascado las calles y ha acaparado una atención que no le correspondía.

Si bien es cierto que alguna vez ha habido algún percance, siendo yo el protagonista de alguno. Se ha solucionado siempre in situ y habiéndose producido sin conciencia de estar haciendo algo mal. Y por supuesto fuera de la lista de cosas, que por sentido común, no se deben de hacer en este tipo de eventos por cuestiones de lógica pura. Aunque haya elementos que no los han respetado nunca. Y que nos han acarreado problemas a todos.

Pero creo que lo primero, es leerse el programa oficial y respetarlo al cien por cien. Y trabajar solo cuando no se interfiere en él.
Si pone que hay un pasacalles pues te esperas. Si hay justo al lado o en ese mismo sitio un espectáculo del programa, pues no te pones. Pero no fue así. Así que la situación reventó y con toda la razón.

Otra cosa diferente fue la nefasta educación de la policía y el exceso de autoridad que sufrieron algunos.

Hemos molestado, hemos entorpecido el festival y lo hemos invadido. Ya no importa la buena o la mala ética con la que haya actuado cada uno. Eramos muchos; algunos con mucha codicia. Otros con cierta necesidad y otros con inconsciencia plena.

Pero hemos sido todos.

Y sabiendo que no todos los artistas de calle piensan igual que yo, dejo claro que esta es mi opinión. Pido perdón por la parte que me toca, profundo y sincero. Y dejo aquí claro que voy a tomar medidas. Yo no quiero molestar, yo no quiero ser uno más. Quizás haya llegado el momento de dejar de ir a esos festivales o de escribirles primero con propuestas razonables que no invadan las calles ni perjudiquen a la programación.

Pero a mí juicio, hemos obrado mal.

 

Komotedigorodrigo

Komotedigorodrigo

Artista , centro mi trabajo en la calle. Doce años de profesión. A parte de la rama de circo y humor he publicado tanto como artículos o lírica en diversas revistas, fancines y páginas de internet dedicadas a la literatura en general. Abogo por la plena libertad de vida y de expresión. E intento cambiar el mundo desde el mío propio.
Komotedigorodrigo

Latest posts by Komotedigorodrigo (see all)

I Festival Itinerante de Circo de la Provincia de Badajoz